Cubrir las necesidades básicas

Para empezar de nuevo en la vida y mirar al futuro, las mujeres necesitan cubrir sus necesidades básicas y conocer sus derechos. Necesitan saber que hay servicios sociales especializados para atenderlas a ellas y a sus hijos. Los retos son garantizar la seguridad, la intimidad y el anonimato de las mujeres, y proporcionar un entorno de atención y apoyo.

El proyecto ACTIV pretende sensibilizar a los trabajadores de campo y a las empresas para que comprendan las experiencias particulares, poniendo siempre a las mujeres en el centro. Cada caso de violencia de género tiene sus propias particularidades y el entorno debe ser flexible, atento y comprensivo. Las mujeres deben tener acceso a un apoyo integral, un refugio seguro, asesoramiento psicológico gratuito, asistencia médica y apoyo legal. También es importante el acceso gratuito de los niños a la guardería, el jardín de infancia o la escuela, para que tengan tiempo de tener un trabajo.

Objetivos

Para que las mujeres puedan proyectarse en el futuro y prever su (re)integración socio-profesional, hay que tener en cuenta las necesidades básicas desde el principio del proceso:

  • Recuperación emocional,
  • Aprender a ser independientes,
  • Acceso a la vivienda,
  • Asegurar a los niños,
  • Resolver los problemas de movilidad,
  • Conocer y activar los derechos/ayudas sociales,
  • Acceso a la orden de protección,
  • Acceso a la representación legal,
  • Estar acompañado en los procedimientos legales o administrativos.

Desafíos para los trabajadores de campo

Los trabajadores de campo que trabajan con las mujeres que se enfrentan a la violencia de género deben estar especialmente formados para proporcionar una asistencia holística a las mujeres y a sus hijos. Deben ser capaces de evaluar adecuadamente los riesgos a los que se enfrentan las mujeres, conocer la legislación, los servicios disponibles y comunicarse abierta y honestamente con ellas. La mayoría de los trabajadores que asisten a las mujeres que se enfrentan a este tipo de violencia tienen experiencia previa en trabajo social.

Necesitan desarrollar habilidades para:

  • Mostrar tolerancia,
  • Saber escuchar,
  • Ser empáticos y afectuosos,
  • Ser flexibles,
  • Respetar el anonimato si se solicita y gestionar la confidencialidad profesional,
  • Garantizar la protección de las mujeres.

También deben desarrollar estos conocimientos:

  • Conocer el ecosistema local,
  • Definir una persona de contacto que actúe como enlace entre las diferentes partes interesadas,
  • Definir una persona de confianza (como un mentor) con la que comunicarse y/o que pueda guardar discretamente los documentos importantes,
  • Considerar a las mujeres que se enfrentan a la violencia doméstica a través de sus recursos, y valorar los conocimientos y habilidades de las mujeres,
  • Aprovechar la información para orientar a las mujeres que se enfrentan a la violencia doméstica.
La mayoría de las mujeres quieren volver a trabajar. Luego hay muchas que también dejan de lado sus emociones, así que se aíslan de toda emoción, pueden fingir. Pero volver a trabajar es todo un proceso, el cuidado de los niños, etc.

Trabajadora social

Recursos para los trabajadores de campo

¿Cómo actuar ante una víctima de violencia de género? Guía para los trabajadores sobre el terreno

Este folleto da claves de actuación para abordar y actuar correctamente cuando un trabajador de campo se enfrenta a una víctima de violencia de género.

Disponible aquí.

¿A quién remitir una víctima de violencia de género? Lista de asociaciones y estructuras pertinentes

Si se enfrenta a una víctima de violencia de género, esta lista le permite saber a qué estructuras especializadas debe remitirla.

Disponible aquí.

Desafíos para las compañías

Para cubrir las necesidades básicas, las empresas deben ser capaces de reconocer la violencia de género y conocer el ciclo de la violencia y el impacto de ésta en sus empleados. Estos elementos son la primera clave para saber cómo reconocer a una mujer que se enfrenta a la violencia de género y cómo hablar con ella y cómo actuar al respecto.

Más allá de reconocer la violencia de género y su impacto, también es esencial que las empresas ofrezcan un espacio seguro donde las mujeres se sientan seguras y libres para hablar de la violencia que sufren. Tener un lugar de trabajo seguro permite a las mujeres que se enfrentan a la violencia sentirse mejor en el lugar de trabajo, tener un lugar de «escape» y poder hablar de ello si lo desean, pero también contribuye a su empoderamiento, aumentando su confianza en sí mismas y su autoestima.

Una cualificación profesional/estabilidad laboral es importante para salir del ciclo de la violencia porque puede aumentar la autoestima de la persona maltratada, puede aumentar la perspectiva de una vida normal, y puede en algún momento comunicar la situación de confianza en el trabajo, para orientarla hacia una ayuda especializada o incluso para ayudarla a salir de esta situación.

Mujer confrontada a la violencia de género

Recursos para las compañías

La violencia de género no se detiene en la puerta de casa

Este folleto ofrece información sobre cómo reconocer la violencia de género y cómo se manifiesta en el entorno laboral, cómo acoger las voces de las víctimas y, sobre todo, a qué servicios remitirlas.

Disponible aquí.

¿Cómo convertirse en un lugar seguro?

Esta herramienta proporciona las claves esenciales para establecer un lugar seguro para las mujeres que se enfrentan a la violencia de género.

Disponible aquí.

Lista de empresas que ya participan en la lucha contra la violencia de género

Encuentra una empresa en tu país que ya sea sensible al tema de la violencia de género y su impacto en el lugar de trabajo.

Disponible aquí.